lunes, 3 de noviembre de 2014

Transparencia, exhibicionismo y confianza

Las redes sociales han creado nuevas formas de comunicación, veloces, efectivas y, a la vez, conflictivas. Un nuevo mundo ha surgido de ellas, el mundo de las relaciones virtuales. Estas relaciones consumen tiempo en la vida de los hombres: definición de un perfil, búsqueda y tratamiento de contenidos, elaboración de información… exigen dedicación y un cambio en los estilos de comunicación. Las redes han posibilitado la interconexión entre personas físicamente lejanas, la formación de grupos de interés común, la “bajada de línea”, promoción de ideas, de productos, de trabajo. Hasta la vida privada encontró un lugar donde exhibirse…

Ciertamente, las redes sociales han traído numerosos beneficios en orden a la comunicación (han efectivizado la comunicación acercando a quienes estás físicamente lejos, han permitido aunar voluntades en la búsqueda de un bien: de la justicia y la paz), pero, también han propuesto desafíos: ¿Cuál es el uso correcto de estas redes de comunicación? ¿Cuál es el límite entre lo público y lo privado? ¿Cómo actuar frente a la creciente pérdida de la privacidad?

El chisme, el comentario malicioso, la revelación de secretos contados “entre sombras” no tiene un inicio en la historia, han acompañado al hombre desde el mismo instante en que éste descubrió que había actos públicos y privados y que, develar lo privado entrañaba cierta fascinación… ¿Por qué es así? ¿Qué impulsa al hombre a querer conocer el mundo privado?

La canción “Mariel y el Capitán” de Sui Generis es un ejemplo de la intromisión en la vida privada y de las “habladurías” frente al estado del otro. En la canción, el consorcio se reúne sin la presencia de uno de sus integrantes, el capitán, que se encuentra con su amante, situación que motiva los comentarios de las “damas indignadas”. ¿Qué motiva las habladurías de los miembros del consorcio? ¿La ausencia del capitán? ¿Una relación furtiva y el escándalo que esta pueda generar? ¿Los celos o la envidia? Como sea, los comentarios terminan dando lugar a la violencia y la muerte de la malograda pareja mientras el consorcio “festeja”.

Mariel y el capitán

Ella toma el ascensor a la mañana
sin temor a que se caiga.
Baja en el 5° piso y toca con dos golpes
a la puerta "C",
se abre y entra Mariel.

En el 5° vive él, es el valiente
capitán de la fragata.
Y cuando llega Mariel deja la gorra
y sirve té con limón
o a lo mejor café.

El consorcio se reunió y del capitán se habló
y las damas indignadas protestaban,
pero el capitán faltó y a la reunión no asistió
era natural estaba con Mariel.

Ella toma el ascensor a la noche
sin temor a que se caiga
pero al 5° no llegó, alguien la cuerda le cortó
y se cayó.
Y así Mariel murió.

Y el pobre capitán
lleno de espanto y de dolor
se suicidó.
Y al instante el consorcio una fiesta organizó
¿A dónde fue? Fue en el 5° "C".

El consorcio festejó y del capitán se habló
y las damas satisfechas sonrieron
pero el capitán faltó y a la reunión no asistió
era natural estaba con Mariel
¿A dónde estaba él?


¿Queda claro para qué se reúne el consorcio? ¿Por qué el tema de conversación es el capitán? ¿Cuál es el motivo de protesta de las damas indignadas? ¿Se trata de la presencia de Mariel o el estilo de vida del capitán? Sin dudas, el 5° C fue el escenario donde las miradas indiscretas se posaron buscando desentrañar que ocurría entre las paredes del pequeño departamento.

¿Cuál es el motivo de la intromisión en la vida privada? ¿Qué se busca? ¿Qué se pretende? Conocer los secretos de otros entraña cierto poder. Poseer información permite situarse a unos pasos de ventaja del otro.

Durante mucho tiempo, dos tendencias reconocidas como perversiones se desarrollaban en ámbitos restringidos, no extendidos a la mayoría: el voyeurismo y el exhibicionismo.

El primero impulsado por el deseo de entrar en la vida privada de los demás, espiar qué se esconde “detrás del velo”, invadir el mundo privado. Calificada de perversión, el voyeurismo ha sido tratado en el cine en numerosas películas, demostrando que el gusto por entrar en el ámbito privado trae consigo el poder que da la información (como ya se ha mencionado), el saber cómo son las cosas en la intimidad.

Por otro lado, el exhibicionismo es el gusto de mostrarse. Mostrar, ¿qué? ¿Para qué? Para atraer, para gustar, para provocar el deseo, para protestar, para perturbar…

En una conferencia sobre el tema de la privacidad, Umberto Eco, afirmó: “Creo que una de grandes tragedias de la sociedad de masas, la sociedad de la prensa, de la televisión y de internet, es la renuncia voluntaria a la privacidad. La máxima renuncia a la privacidad (y, por tanto, a la discreción, incluso al pudor) es —en el límite de lo patológico— el exhibicionismo. Ahora bien, me parece paradójico que alguien tenga que luchar por la defensa de la privacidad en una sociedad de exhibicionistas”. [1]
La intimidad se consideraba un valor, junto al pudor y la reserva, cuidando del ámbito privado de miradas indiscretas. Pero con el paso del siglo XX, el crecimiento de los medios de comunicación, el desarrollo de internet, en general, y de las redes sociales, en particular afectaron crecientemente el límite entre lo privado y lo público. “La gente se va convirtiendo en exhibicionista porque aprende que ya no hay nada que pueda ser privado, y si ya no hay nada privado tampoco ninguna conducta puede ser ya escandalosa”. [2]

Soda Stéreo narra las sensaciones del “espía y el espiado” en la canción “Persiana americana”.


Persiana americana [3]

Yo te prefiero 
fuera de foco
inalcanzable.

Yo te prefiero
irreversible
casi intocable.

Tus ropas caen lentamente
soy un espía, un espectador
y el ventilador desgarrándote
se que te excita pensar
hasta dónde llegaré.

Es difícil de creer,
creo que nunca lo podré saber
sólo así yo te veré
a través de mi persiana americana.

Es una condena agradable
el instante previo,
es como un desgaste,
una necesidad
más que un deseo.

Estamos al borde
de la cornisa
casi a punto de caer,
no sientes miedo, sigues sonriendo
se que te excita pensar hasta dónde llegaré

Difícil de creer
creo que nunca lo podré saber,
solo así yo te veré
a través de mi persiana americana.

Tus ropas caen lentamente
soy un espía un espectador
y el ventilador desgarrándote
se que te excita pensar hasta dónde llegaré

Es difícil de creer
creo que nunca lo podré saber
solo así yo te veré
a través de mi persiana americana
que pueda suceder
no gastes fuerzas para comprender
solo así yo te veré
a través de mi persiana americana
difícil de creer
creo que nunca lo podré saber
sólo así yo te veré
a través de mi persiana americana
difícil, difícil de creer
creo que nunca lo podré saber
sólo así yo te veré
a través de mi persiana americana
sólo así yo te veré
a través de mi persiana americana.



Hoy, en los vínculos establecidos a través de las redes sociales se potencian estas dos conductas (el voyeurismo y el exhibicionismo) que, en este marco se necesitan mutuamente. Dar y recibir información, es el juego que se establece en este ámbito. Aquello que se reservaba al ámbito privado, hoy se verbaliza sin pudores ni complejos, esperando, a la vez, ser partícipe de la exhibición del otro.

Diversas situaciones, conceptos e ideas potencian en esta doble conducta de mirar y ser mirado:

·   Las cámaras de seguridad: recuerdan el planteo del Gran hermano, invención de George Orwell, narrado en la obra “1984”. Hoy, extendidas en los más diversos ámbitos, a fin de resguardar la seguridad ciudadana, las cámaras registran la vida cotidiana en peajes, comercios, bancos, centros culturales, calles… ¿Existe algún límite para registrar lo que sucede públicamente? ¿Le asiste al hombre el derecho a no ser filmado? “Sonría, lo estamos filmando”, ¿es una expresión de bienvenida o de amenaza? “El que avisa no traiciona”, afirma el dicho popular.


·   El “Panóptico” de Benthan, edificio/prisión vidriada, dispuesto de manera tal que los habitantes del mismo pueden ser observados desde diversos puntos permitiendo su control y vigilancia es representado hoy por el conjunto de las Redes sociales que exponen al hombre al comentario, la calificación (o descalificación) del pulgar en alto. Servicios como Google heart o Google street resultan, a primera vista, muy beneficiosos, pero entrañan una pérdida de la privacidad inquietante: hombres filmados, fotografiados, localizados desde satélites… El mundo visualizado desde el espacio se entendido como “Panóptico”.

·  Las “cookies”. Pequeños programas que, entre otras funciones, almacenan información sobre los gustos de navegación de un usuario. El uso de esta información es incierto (actualmente, diversos sitios web informan sobre su política de “cookies”) y ha llevado a objetarlas por su uso publicitario/comercial. Ciertamente, un usuario de internet se encuentra que visitar una página web no es un acto privado sino que, gracias a este tipo de programas, un sitio puede realizar maniobras de seguimiento sobre gustos, preferencias y prácticas habituales de quienes navegan en internet.

¿Cuál es el verdadero sentido de todas estas prácticas que, desde las redes sociales y los muy diversos desarrollos tecnológicos, han cambiado los modos de relacionarnos entre las personas? Sin dudas que es beneficioso el poder comunicarnos con fluidez, sin obstáculos… Las redes sociales han traído nuevas posibilidades de comunicación: acercar realidades, expresar ideas, promover tendencias… Pero, ¿cómo resguardar nuestra intimidad? ¿Cómo comunicarnos efectivamente sin dar lugar a prácticas exhibicionistas o voyeuristas? ¿Se es transparente cuando se muestra la vida sin pudor o cuando se es auténtico en las relaciones humanas?

Afirma el filósofo coreano Byung-Chul Han: “La confianza sólo es posible en un estado medio entre saber y no saber. Confianza significa: a pesar del no saber en relación con el otro, construir una relación positiva con él. La confianza hace posibles acciones a pesar de la falta de saber. Si lo sé todo de antemano, sobra la confianza. La transparencia es un estado en el que se elimina todo no saber. Donde domina la transparencia, no se da ningún espacio para la confianza. En lugar de «la transparencia produce confianza» debería decirse: «la transparencia deshace la confianza». La exigencia de transparencia se hace oír precisamente cuando ya no hay ninguna confianza. En una sociedad que descansa en la confianza no surge ninguna exigencia penetrante de transparencia. La sociedad de la transparencia es una sociedad de la desconfianza y de la sospecha, que, a causa de la desaparición de la confianza, se apoya en el control. La potente exigencia de transparencia indica precisamente que el fundamento moral de la sociedad se ha hecho frágil, que los valores morales, como la honradez y la lealtad, pierden cada vez más su significación. En lugar de la resquebrajadiza instancia moral se introduce la transparencia como nuevo imperativo social”. [4]

En este contexto de aldea global, ¿hemos perdido la confianza en el hombre? ¿Será el control la nueva práctica que regirá nuestras relaciones humanas? ¿Cuál es el sentido de digitalizar la vida cotidiana? ¿Seguridad, posteridad? ¿No será tiempo de volver a instalar el valor del pudor en resguardo de la intimidad? Mientras escribo estas líneas una persona me apunta con su celular y toma una fotografía…





[1] “La pérdida de la privacidad” en Eco, Umberto.- A paso de cangrejo- Artículos, reflexiones y decepciones, 2000-2006.- Buenos Aires: Debate.- 2008.-
[2] Umberto Eco, op. cit.
[3] Soda Stéreo – Signos (1986)
[4] “Revista Ñ” N° 568 - Recuperado el 30 de agosto de 2014 de http://www.revistaenie.clarin.com/ideas/filosofia/sociedad-control-Byung-Chul-Han_0_1194480561.html

viernes, 5 de septiembre de 2014

Ir de camino

“Ir de camino”: sin dudas es la expresión, mayormente dinámica, que indica esa búsqueda humana de respuesta a sus interrogantes más profundos. Ya Karl Jaspers presentaba a la filosofía como un “ir de camino” donde “las preguntas son más importantes que las respuestas, y toda respuesta se convierte en una nueva pregunta”.[1] Así, cuando la pregunta se dispara, pone al hombre en movimiento y ese movimiento alcanza el reposo (aunque sea por unos momentos) cuando se accede a una respuesta satisfactoria, que el sujeto podrá transformar en una nueva cuestión para iniciar, otra vez, ese mismo proceso.

Ahora bien, esa búsqueda implica, muchas veces, un caminar a tientas sin saber bien adónde se llegará; transitar por terrenos escarpados, asumiendo el riesgo de la no-seguridad, del tropiezo y la caída. Así, la búsqueda sincera exige aprender a “desaprender” despojándose de pareceres, puntos de vista o prejuicios en pos de una respuesta hondamente satisfactoria.

“Ir de camino” define una actitud: el filósofo es un trashumante.

“Por el camino me voy…
no tengo apuro en llegar no, no...
Tampoco tiempo para detenerme,
tan sólo quiero rodar”.
[2]

La pregunta es un elemento poderoso que pone en marcha al hombre. Sin una duda, interrogante, cuestión o planteo no hay filosofía. La pregunta activa el pensamiento, exige la indagación y confrontación con otros saberes, estar abiertos, dispuestos a “correr el velo” para descubrir la realidad. “Estamos rodeados de apariencias. Cuando uno se despierta, quiere conocer la verdad, lo que se oculta detrás de las apariencias. En griego se dice aletheia, lo des-cubierto, es decir, la verdad. De eso se ocupa la filosofía”. [3]

En el caso de “El Bordo” en la canción “Existir”, esa búsqueda se hace sin prejuicios y con la atención focalizada allí, donde la respuesta puede emerger.


Existir [4]

Ey, ¿podrán decirme si este es el momento
de quitarnos los restos y así existir?
Piel, todas las rutas van al mismo centro:
uno mismo y el viaje que empieza hoy.

¡Ey! Y yo sigo caminando
¡Voy! Voy buscando una respuesta
Con los ojos bien vacíos
Y con la mirada abierta.

Ey, ¿podrán decirme si este es el momento
de quitarnos los restos y así existir?
¿Qué me dicen, qué te dicen, ey?
¿Qué te digo y lo que ya no importa? Dejalo ser…

La nada total.
Todo el universo juega a tu favor.
¡Ey! Y yo sigo caminando
¡Voy! Voy buscando una respuesta
Con los ojos bien vacíos
Y con la mirada abierta.

¡Ey! Y yo sigo caminando
¡Voy! Y yo sigo caminando
¡Voy! Y yo sigo caminando
¡Voy! Y yo sigo acelerando…


Preguntas para el diálogo

  • ¿Cuáles son los “restos” a los que alude el autor? 
  • En el conocimiento, en el aprendizaje, ¿habrá cosas de las que despojarnos? ¿Se trata de “pieles” o capas (como de cebolla) que debemos quitar para llegar al centro de la cuestión? ¿Es posible “desaprender”?
  • ¿Cómo es posible tener la mirada abierta? ¿Podemos liberarnos de los prejuicios para conocer objetivamente o siempre, en todo conocimiento, hay una mirada subjetiva que inclina la descripción de los fenómenos hacia un lado en la balanza?
  • “La nada total”. ¿Qué es? ¿Es posible describirla? ¿Se trata de todo lo que el hombre puede descubrir o descifrar? ¿Por qué el universo juega a nuestro favor? ¿Es que busca ser reconocido?

La pregunta revela una necesidad; el acto de preguntar es dinámico, moviliza. La necesidad que acompaña la pregunta exige una satisfacción.

“No es necesario ni posible educar a alguien que nunca pregunta nada”
Joseph Heller [5]

¿Es cierta esta afirmación de Heller? ¿Qué revela la pregunta o el acto de preguntar? La curiosidad, ¿es una virtud o un defecto? La pregunta, ¿exige siempre una respuesta?

Preguntar es una acción asociada al interés. Quien pregunta manifiesta el deseo de conocer, desentrañar un misterio, aclarar una duda, profundizar una cuestión o incomodar a otra persona… pero siempre se mueve desde un interés particular.

La curiosidad pone en marcha al hombre en la búsqueda de conocer el mundo y develar sus misterios. Al abordar la realidad, ese interés acompaña al hombre en la búsqueda de respuestas que, a su vez, abren nuevas puertas, esto es, nuevos interrogantes: “Filosofía quiere decir: ir de camino. Sus preguntas son más esenciales que sus respuestas, y toda respuesta se convierte en una nueva pregunta”. [6]


Cuando éramos más jóvenes [7]

Nunca entendí realmente por qué estamos aquí,
sólo mira todo lo que construimos
en nuestras vidas y todos desaparecemos.
Unos pocos nacen con tanto mientras la mayoría de nosotros
solo persiguiendo un sueño que simplemente no podemos tocar.
Entonces por qué nos esforzamos tanto en este lugar
Cuando el dolor y el sufrimiento
es una garantía y la felicidad es una fase.
Me pregunto si algún día estaremos en paz
o este mundo entero se convertirá como el Medio Oriente.

Pero cuando yo era más joven,
cuando yo era más joven
tenía las respuestas,
tengo que decir,
pero todas mis respuestas,
ahora que soy más grande,
se convirtieron en preguntas,
frente a mi.

Me pregunto a dónde vamos cuando morimos,
si hay algo pasando nuestro sol perdido y nuestro cielo,
porque los aeropuertos sólo nos llevan tan alto.
¿Está escondido en las estrellas?
¿Cuál es la respuesta a tu alma yaciendo?
Me pregunto si regresaremos.
Me pregunto si recordaré estas preguntas
que me he hecho o simplemente comenzaré de nuevo.
Espero que no sea demasiado difícil
encontrar a todos mis viejos amigos.

Pero cuando yo era más joven,
cuando yo era más joven
tenía las respuestas,
tengo que decir,
pero todas mis respuestas,
ahora que soy más grande,
se convirtieron en preguntas,
frente a mi.

Me pregunto si tenemos un verdadero amor,
o quizás hay algunos ahí afuera o quizás ni siquiera uno.
Me pregunto si está hecho por el hombre,
Me pregunto si el amor es lo que hacemos
con nuestras propias dos manos.
Me pregunto por qué escribo todas estas canciones.
Me pregunto si vos sabes lo que estás diciendo
cuando cantas a la par.
Y sabrás mi nombre cuando me haya ido?
O simplemente estás demasiado harto de estas canciones de amor?

Pero cuando yo era más joven,
cuando yo era más joven
tenía las respuestas,
tengo que decir,
pero todas mis respuestas,
ahora que soy más grande,
se convirtieron en preguntas,
frente a mi.
Justo frente a mi, frente a mi, TODO CAMBIA justo frente a mi..





Primera estrofa

   La pregunta final de esta estrofa indica una búsqueda: vivir en paz es un anhelo del hombre. Si esto es así, descubrimos la respuesta a la primera inquietud del artista: estamos para alcanzar la paz. ¿O es un sueño que no se puede tocar? Si no se puede tocar, ¿para qué es planteado? ¿Es tan solo quimera[8]? Si es así, ¿no es muy poco orientar todas nuestras acciones en la búsqueda de alcanzar algo que es inalcanzable?

Segunda estrofa

    ¿La muerte es el final o tan solo el comienzo? ¿Por qué razón está en el hombre el deseo de trascendencia? ¿Hacia dónde lo lleva ese deseo? ¿Dejaremos atrás un cuerpo mortal, corruptible para vivir una vida espiritual?


Tercera estrofa

    Propone dos grandes interrogantes: sobre el amor y la comprensión.

    Acerca del amor: ¿Qué se entiende por verdadero amor? ¿El que procura el encuentro humano, la compañía, el complemento, la mirada compartida?

    En cuanto a la comprensión: ¿Qué sentido tiene escribir esta canción? ¿No será, acaso, su finalidad hacer pensar al oyente, impulsar la búsqueda de respuestas a estas preguntas?

Estribillo

    ¿Por qué afirmar que en la juventud se tenías todas las respuestas?

   ¿La certeza experimenta una transformación con el tiempo? ¿Es que sobre aquello que damos por seguro puede caer un manto de dudas y sospechas? ¿Con el pasar de los años sobreviene el escepticismo? ¿Son los obstáculos propios de la vida que hacen surgir interrogantes, allí donde antes dominaba la seguridad?


[1] Jaspers, Karl.- La Filosofía.- Fondo de cultura económica.-

[2].“El sol parece lluvia”. Tema compuesto por Raly Barrionuevo, integra su obra “Rodar”, editada en 2013.-

[3] Barylko, Jaime.- La Filosofía. Una invitación a pensar.- Planeta. Bs. As.- 1997

[4] “El Bordo” inicia sus actividades hacia el año 1998. Actualmente, el grupo se integra de la siguiente manera: Ale Kurz (voz y guitarra), Pablo Spivak (bajo), Miguel Soifer (batería y percusión), Diego Kurz (guitarra y slide) y Leandro Kohon (armónica). El tema “Existir”  forma parte del CD “Hermanos” (2014).
[5] Novelista norteamericano (1923-1999).

[6] Jaspers, Karl.- La Filosofía.- Fondo de Cultura económica. México.- 1953.-

[7] Grabado por SOJA (Soldiers Of Jah Army: Soldados del Ejército de Yavhé/Jehová) en la obra Strength to Survive, (Fuerza para Sobrevivir), en 2012.
[8] Quimera: Aquello que se propone a la imaginación como posible o verdadero, no siéndolo.

viernes, 22 de agosto de 2014

Una mirada a la felicidad

"He aprendido que el mundo quiere vivir en la cima de la montaña,
sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada"
Gabriel García Márquez

Abiertos al diálogo con los demás, descubrimos que cada hombre y mujer buscan, a su modo y con criterios propios o ajenos, la felicidad. Este estado que resulta siempre tan difícil de definir, pero que desvela a quienes, lanzados al camino en su búsqueda, indagan cuál es la senda que los conducirá a ese bien preciado.

Una primera pregunta asoma al hablar de la felicidad: ¿se tratará, verdaderamente, de un estado o hablamos de momentos “esporádicos y efímeros”, flahes de goce, sensaciones de bienestar que alternan, continuadamente, con otros momentos, también esporádicos (pero vividos, quizá, como permanentes) de tristeza y dolor?

Si la felicidad se compone de “momentos” (un día soleado disfrutado a pleno, un beso y una caricia, un plato delicioso y abundante) significa que puede perderse o, al menos, alternar con otros momentos no tan placenteros.

Por el contrario, si la felicidad se alcanza y se percibe como duradera, es que el hombre se considera feliz aún debiendo afrontar situaciones dolorosas, tristes o incómodas… Vivir como hombre en un contexto deshumanizado.

En vida [1]

Codicia y soberbia 
asoman su espada, 
la rabia que estalla 
nos quiere dominar. 

La violencia avasalla, 
enfrentando, separando, 
los reproches son balas, 
aturden al pasar. 

No pretendo fingir lo que soy 
diciendo a todo que sí, 
callando esta ilusión, 
silenciando el sentir. 

La felicidad sólo es felicidad en vida, 
los deseos realidad, se sienten y verás, germinan. 

Mentiras que marcan 
la culpa y su bronca, 
el odio que brota, 
una herida mortal. 

Arrogancia y envidia, 
la ignorancia que avanza, 
no existe batalla perdida 
sin pelear. 

Sigo acá, ya me ve, sigo acá, ya me ves, 
resistiendo así, 
sin olvidar lo que soy, 
ni lo que me hace vivir. 

La felicidad sólo es felicidad en vida, 
los deseos realidad, se sienten y verás, germinan. 
La felicidad sólo es felicidad en vida, 
los deseos realidad, se sienten y verás, germinan. 


Atendiendo al contenido de las estrofas, descubrimos un contexto que no favorece la búsqueda de la felicidad o su goce. En las distintas estrofas se mencionan las siguientes actitudes:

·         La rabia que estalla
·         Los reproches transformados en balas
·         Los sentimiento silenciados
·         El odio brotando…
·         Sentirse derrotado, dejar de pelear
·         Resistir…

¿Es posible ser feliz en este contexto? ¿Qué actitud asumir? Para Aristóteles el comportamiento adecuado es la mesura, esa posición equilibrada (¿es posible esto?) entre dos extremos que son defectuosos: «La valentía o fortaleza es un justo medio entre el temor y la temeridad; la templanza, un justo medio entre la insensibilidad y el desenfreno; la mansedumbre, un justo medio entre la cólera y la apatía…” [2]

Por su parte, el estribillo alude al clamor de la conciencia humana que ruega por una vida feliz. Hacerse cargo de los propios sueños e ilusiones y ponerse en marcha para hacerlos realidad. Así, resuenan las enseñanzas de Epicuro[3]: el hombre ha de llevar una vida tranquila, feliz, que se alcanza cuando no hay temor ni preocupaciones.

Pero, ¿cómo saber cuál deseo, sueño o ilusión puede proporcionar al hombre la tan anhelada felicidad? Dice Epicuro: “Del mismo modo hay que saber que, de los deseos, unos son necesarios, los otros vanos, y entre los naturales hay algunos que son necesarios, y otros tan sólo naturales. De los necesarios, unos son indispensables para conseguir la felicidad; otros, para el bienestar del cuerpo; otros, para la propia vida. De modo que, si los conocemos bien, sabremos relacionar cada elección o cada negativa con la salud del cuerpo o la tranquilidad del alma, ya que éste es el objetivo de una vida feliz, y con vistas a él realizamos todos nuestros actos, para no sufrir ni sentir turbación. Tan pronto como lo alcanzamos, cualquier tempestad del alma se serena, y al hombre ya no le queda nada más que desear ni busca otra cosa para colmar el bien del alma y del cuerpo. Pues el placer lo necesitamos cuando su ausencia nos causa dolor, pero, cuando no experimentamos dolor, tampoco sentimos necesidad del placer”. [4]

¿Cuál será el camino que el hombre ha de recorrer para apartarse de la infelicidad? ¿Cómo mantener viva la esperanza de hallar eso que tanto anhela? ¿Es algo que se busca afanosamente o que llega a la vida del hombre como consecuencia de sus opciones? Para Aristóteles, la felicidad es el bien supremo, un bien “sobrevenido” que se hace presente en la vida del hombre como consecuencia de una vida virtuosa. “Séneca, que recogió la enseñanza de Aristóteles, lo comparaba a las amapolas que crecen en un campo de trigo y lo embellecen, por añadidura, sin haberlas sembrado ni buscado”. [5]



[1] Tema perteneciente a la banda Pampa Yakuza, integrada por Hernán Saravia en voz, Federico Quiroga en voces, Adrián Brunetto en guitarra, Ariel Viale en batería y percusión, Gustavo Vitale en percusión, Luciano Katz en guitarra, charango, banjo y coros, Ricardo Jahni en bajo, Salvador Rodofili en saxo alto, tenor y acordeón y Darío Varela en trombón. Pampa Yakuza fue formada en 1997 y, después de un tiempo de separación, reanudan su trabajo en el 2001. Su estilo musical es de fusión, destacándose un interesante diálogo entre el reggae, el folklore y el rock. “En vida” forma parte de la obra “Pampa Cadabra” editada en 2013.

[2] Brun, Jean.- Aristóteles y el liceo.- Eudeba.- Bs. As.- 1985.- 6ta ed.- pág 122.-

[3] Epicuro (342-270 aC.), filósofo griego, fundador de la Escuela del Jardín, famosa por estar abierta a la participación de las mujeres. Su propuesta ética es llamada hedonista ya que sitúa a la búsqueda del placer (no entendido en términos materiales, sino espirituales y afectivos que conducen a la tranquilidad del alma) como el objetivo primordial del hombre.

[4] Epicuro – Carta a Meneceo.-

[5] Marías, Julián.- Historia de la Filosofía.- Biblioteca de la Revista de Occidente.- Madrid.- 33º edición.- pág. 77.-

martes, 24 de junio de 2014

Un estilo de vida

“Para mí vivir es una forma de vida”
Andrés Calamaro

Según afirma el diccionario de la RAE, un principio es una “norma o idea fundamental que rige el pensamiento o la conducta”. Al hablar de “declaración de principios”, se hace referencia a la exposición de ideas que regulan la vida de una persona o comunidad.

Pero, también, la declaración de principios es una alerta para el otro: se está en sobre aviso de que tal o cual persona actúa de determinada manera, defiende estos u otros ideales. “El que avisa no traiciona”, dice el refrán.

Los principios se pueden declarar de diversas maneras: a través de un decálogo, en refranes y máximas, bajo la forma de testamentos espirituales o, como en este caso, en canciones...


Al lado del camino [1]

Me gusta estar al lado del camino
fumando el humo mientras todo pasa.
Me gusta abrir los ojos y estar vivo,
tener que vérmelas con la resaca.
Entonces navegar se hace preciso
en barcos que se estrellen en la nada,
vivir atormentado de sentido,
creo que esta, sí,
esta es la parte más pesada.

En tiempos donde nadie escucha a nadie.
En tiempos donde todos contra todos.
En tiempos egoístas y mezquinos.
En tiempos donde siempre estamos solos.
Habrá que declararse incompetente
en todas las materias del mercado.
Habrá que declararse un inocente
o habrá que ser abyecto [2]y desalmado.

Yo ya no pertenezco a ningún ismo [3]
me considero vivo y enterrado.
Yo puse las canciones en tu walkman[4],
el tiempo a mí me puso en otro lado.
Tendré que hacer lo que es y no debido.
Tendré que hacer el bien y hacer el daño.
No olvides que el perdón es lo divino
y errar a veces suele ser humano.

No es bueno nunca hacerse de enemigos
que no estén a la altura del conflicto,
que piensan que hacen una guerra
y se hacen pis encima como chicos.
Que rondan por siniestros ministerios
haciendo la parodia del artista.
Que todo lo que brilla en este mundo
tan solo les da caspa y les da envidia.

Yo era un pibe triste y encantado
de Beatles, Caña Legui[5] y maravillas,
los libros, las canciones y los pianos,
el cine, las traiciones, los enigmas,
mi padre, las cervezas, las pastillas,
los misterios, el whisky malo,
los óleos, el amor, los escenarios

el hambre, el frío, el crimen,
el dinero y mis diez tías
me hicieron este hombre enreverado.

Si alguna vez me cruzas por la calle
regálame tu beso y no te aflijas.
Si ves que estoy pensando en otra cosa
no es nada malo es que pasó una brisa,
la brisa de la Muerte enamorada
que ronda como un ángel asesino.
Mas no te asustes siempre se me pasa
es sólo la intuición de mi destino.

Me gusta estar al lado del camino
fumando el humo mientras todo pasa.
Me gusta regresarme del olvido
para acordarme en sueños de mi casa.
El chico que jugaba a la pelota
del 49585.
Nadie nos prometió un jardín de rosas,
hablamos del peligro de estar vivos.

No vine a divertir a tu familia
mientras el mundo se cae a pedazos.
Me gusta estar al lado del camino.
Me gusta sentirte a mi lado.
Me gusta estar al lado del camino,
dormirte cada noche entre mis brazos.
Al lado del camino,
es más entretenido y más barato.
Al lado del camino.




El nombre de la canción sugiere una concepción dinámica de los pensamientos y de la historia. Estar al lado del camino permite contemplar cómo las cosas pasan, su transformación y tomar partido por ello.

Tomar partido por algo o por alguien es hacer una declaración de principios, esbozar con claridad el propio pensamiento, dar a conocer las opciones que acompañan el transitar diario de ese camino que se contempla.

Primera estrofa

Respecto al estilo de vida, ¿qué implica seguir un camino? ¿Se puede seguir una senda pre-establecida o “se hace camino al andar”?. [6]

Segunda estrofa

Es importante revisar el contexto en el que se declaran los principios que se sustentan: ¿cómo define el autor la situación que lo rodea? ¿Es un tiempo favorable?

Tercera estrofa

Las ideologías (hablamos de un cuerpo de ideas que da sostén al comportamiento personal o social) sustentan las acciones humanas, ¿qué manifiesta el autor al respecto? ¿Puede no pertenecer a ningún ismo? Al manifestar esta opción, ¿no está creando un nuevo ismo?
¿Qué lo lleva a hacer lo que es y no es debido?
¿Por qué busca “declararse incompetente en todas las materias del mercado”? ¿Hacia quién dirige esta crítica? ¿Qué otra opción maneja frente a ello?

Quinta estrofa

El artista se define como “un pibe triste y encantado”. A partir de las palabras que utiliza, ¿qué perfil se puede trazar del compositor? ¿Cómo describirlo?
Si fueras el autor, ¿cómo escribirías esta estrofa? ¿Qué expresiones elegirías para definirte? ¿Qué lenguaje utilizarías?

Sexta estrofa

¿De qué forma habla de la muerte, a la que señala como destino?
¿Puedes hacer una comparación con la siguiente frase?

“La angustia es la disposición fundamental que nos coloca ante la nada.”
Martin Heidegger [7]

Séptima estrofa

“Hablamos del peligro de estar vivos”. ¿Cuál es el sentido de la frase? Compárala con esta otra de Walt Whitman: [8]

La vida es desierto y es oasis.
Nos derriba, nos lastima, nos enseña,
nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra, la poderosa obra continúa,
tú puedes aportar una estrofa.

Toda la canción

¿Cuál es el estilo de vida del autor? 
Elige palabras que puedan caracterizarlo. Fundamenta cada elección.

Personal – Anárquico – Dinámico – Melancólico – Complejo – Vital – Pesimista – Combativo







[1] Compuesto e interpretado por Fito Páez. Grabado en el disco “Abre” en 1999.-

[2] Abyecto: persona extremadamente vil, despreciable.

[3] Ismo: sufijo que hace referencia a doctrina, escuela, sistema, movimiento. Por ejemplo: capitalismo, vanguardismo, platonismo.

[4] Walkman: reproductor de música portátil.

[5] Caña Legui: licor argentino (fabricado en la provincia de San Juan). Su nombre es un homenaje a uno de los jockeys más famosos de la historia: Irineo Leguisamo.

[6] Frase perteneciente al poema “Cantares” del sevillano Antonio Machado (1875-1939), musicalizado por Joan Manuel Serrat, en 1969, incluido en el disco “Homenaje a Antonio Machado”.

[7] Martín Heidegger, filósofo alemán (1889-1976). Recuperado el 4 de junio de 2014 de Frases y Citas - http://akifrases.com

[8] Walt Whitman (1819-1892). Poeta y periodista estadounidense.

miércoles, 4 de junio de 2014

El Tiempo es veloz


“Todo lo sucedido está muerto y enterrado
en el transcurso irrefrenable de segundos, minutos,
en las horas superpuestas sin remedio
a las que eran dichosas o tristes”.

Juan Carlos Onetti [1]

¿Qué es el tiempo? ¿Existe verdaderamente? ¿Es lento o veloz? ¿Es eternidad o fugacidad? ¿Se lo pierde o se lo gana?

Nuestra sociedad parece jugar una carrera contra el tiempo, se vive aceleradamente mientras se da a la velocidad la categoría de valor. Se corre para no llegar tarde, para estar allí, se corre para ganar: ¿es factible ganar tiempo? ¿Para qué se lo gana? ¿Es posible aprovecharlo o, por el contrario, desperdiciarlo?

 [2]

¿Cómo juzgar si la vida ha sido desperdiciada o no? ¿Qué parámetros se pueden establecer en la valoración de la existencia? Insistimos: ¿se puede desperdiciar la vida?

El tiempo es valioso cuando se sabe cómo utilizarlo. Se torna importante cuando se aprovecha cada instante, cuando uno sabe hacia dónde va, cuál es su horizonte; adquiere otra consideración cuando hay un proyecto, una búsqueda...

Por el contrario, se puede malgastar el tiempo cuando la monotonía, la rutina, la falta de metas y el aburrimiento mismo se instala, decididamente, en la vida del hombre.

La canción “Time” forma parte de una magistral obra conceptual compuesta por Pink Floyd: “The dark side of de moon” en el año 1973. La obra se sumerge en la complejidad humana, tocando temas como la muerte, las enfermedades mentales, las relaciones personales, el uso del dinero, entre otros.
                                                                                                            

Pink Floyd [3]

Time [4]

Viendo pasar los momentos
que componen un día monótono.
Desperdicias y consumes las horas
de un modo indecoroso.
Vagando de aquí para allá
por alguna parte de tu ciudad.
A la espera de que alguien o algo
te muestre el camino.

Cansado de tumbarte bajo el sol
y quedarte en casa mirando la lluvia.
Eres joven y la vida es larga y
hoy hay tiempo que matar
Y luego te das cuenta un día
de que tienes diez años más tras de ti.
Nadie te dijo cuando correr,
llegaste tarde al disparo de salida.

Y tú corres y corres para alcanzar al sol,
pero él se está poniendo,
y girando, velozmente, para, de nuevo
elevarse por detrás de ti.
El sol es el mismo de modo relativo,
pero tú eres más viejo.
Tu respiración es más corta
y estás un día más cerca de la muerte.

Cada año se hace más corto,
nunca pareces encontrar tiempo.
Planes que se quedan en nada
o en media página de líneas garabateadas
esperando en silenciosa desesperación
a la manera inglesa.
El tiempo se ha acabado,
la canción se ha terminado,
pensaba que diría algo más.

Casa, casa otra vez.
Me gusta estar acá cuando puedo
y cuando llego a casa con frío y cansado
es bueno calentar mis huesos cerca del fuego.
Lejos, más allá del campo
el tañido de la campana de hierro
llama a los fieles a arrodillarse
para oír las mágicas palabras
suavemente dichas.


Algunas preguntas para la reflexión y el debate

- ¿Cambia la percepción del tiempo según la edad?

- ¿En qué varía esa apreciación?

- ¿Cuáles pueden ser las características de la percepción del tiempo según las distintas edades? Establezcan una comparación entre la niñez, la juventud, la adultez y la vejez.

- ¿En qué punto la vida monótona se presenta como vida desperdiciada? ¿Cómo reaccionar frente a la rutina.

- Cuando se es joven, el tiempo parece poder desperdiciarse. ¿Cuándo suena el disparo de salida, o bien, cuándo se cae en la conciencia de la importancia del tiempo presente?

- La tercera estrofa tiene aspectos dramáticos, ¿es la vida una loca carrera para ganarle a la muerte?

- “Cada año se hace más corto”. ¿Por qué y para qué? ¿Es factible vivirlo de otra manera? ¿Es posible cumplir los propios sueños?

- ¿Cómo explicarían la expresión “esperando en silenciosa desesperación a la manera inglesa”?

- El hogar se presenta como lugar de reposo, de sanación. ¿Es que se vive mejor el tiempo en el hogar?

- El tañido de la campana, ¿es una invitación al recogimiento, a vivir intensamente la propia interioridad para trascender el tiempo material?

- Finalmente, establezcan una comparación entre el contenido de la canción y los textos que, a continuación, se presentan.


Jean Paul Sartre - “La Náusea”.

 “Algo comienza para terminar: la aventura no admite añadidos; sólo cobra sentido con su muerte. Hacia esta muerte, que acaso sea también la mía, me veo arrastrado irremisiblemente. Cada instante aparece para traer los siguientes. Me aferro a cada instante con toda el alma; sé que es único, irremplazable y, sin embargo, no movería un dedo para impedir su aniquilación. El último minuto que paso en brazos de una mujer conocida la antevíspera –minuto que amo apasionadamente, mujer que estoy a punto de amar- terminará, lo sé. Me inclino sobre cada segundo, trato de agotarlo; no dejo nada sin captar, sin fijar para siempre en mí, nada, ni la ternura fugitiva de esos hermosos ojos, y sin embargo, el minuto transcurre y no lo retengo; me gusta que pase.

Y entonces de pronto algo se rompe. La aventura ha terminado, el tiempo recobra su blandura cotidiana. Ahora el fin y el comienzo son una sola cosa. Aceptaría revivirlo todo, en las mismas circunstancias. Pero una aventura no se empieza de nuevo ni se prolonga”.


Jean-Paul Sartre [5]

Eclesiastés [6]

Hay un momento para todo
y un tiempo para cada cosa bajo el sol:

un tiempo para nacer
y un tiempo para morir,
un tiempo para plantar
y un tiempo para arrancarlo plantado;
un tiempo para matar
y un tiempo para curar,
un tiempo para demoler
y un tiempo para edificar;
un tiempo para llorar
y un tiempo para reír,
un tiempo para lamentarse
y un tiempo para bailar;
un tiempo para arrojar piedras
y un tiempo para recogerlas,
un tiempo para abrazarse
y un tiempo para separarse;
un tiempo para buscar
y un tiempo para perder,
un tiempo para guardar
y un tiempo para tirar;
un tiempo para rasgar
y un tiempo para coser,
un tiempo para callar
y un tiempo para hablar;
un tiempo para amar
y un tiempo para odiar,
un tiempo de guerra
y un tiempo de paz.

Ecl 3, 1-8




[1] Juan Carlos Onetti, poeta uruguayo (1909 – 1994). La frase ha sido recuperada el 3 de junio de 2014 de http://pedacitosdemislibros.blogspot.com.ar/2013/10/frases-de-juan-carlos-onetti_24.html

[2] Autor: Quino. Publicado en la Revista Viva.

[4] Tema compuesto e interpretado por Pink Floyd (Waters – Gilmour – Mason – Wright) en 1972. Forma parte de la obra “The Dark side of the moon”.

[5] Imagen recuperada el 3 de junio de 2014 de http://muyricotodo.com/mmm/lineas-y-pensamiento

[6] Libro del Antiguo Testamento, también llamado Qohelet. Escrito entre los siglos IV y III a.C., es un libro sapiencial que busca desentrañar el sentido de la existencia.